miércoles, 31 de agosto de 2011

IMPATIENTIA




Me doy cuenta que muchos de los mortales sufrimos de impaciencia. La nueva tecnología y la inmediatez del momento nos hacen creer en un espejismo: todo debe cumplirse en el momento que nosotros deseamos.

Creo que finalmente acabaremos por creer que podemos gestar un bebé a la carta y encima parirlo en un "plis-plas", que podremos crear  la noche con un chasquido de dedos, o que la primavera florecerá cuando sólo nosotros miremos por la ventana.

Creemos que el resto de  personas harán lo que nosotros queremos en el momento que queremos y de la manera y forma que deseamos, que ellas están esperando con los brazos cruzados a que  nosotros formulemos nuestros deseos para que se cumplan a nuestro exacto antojo.

Y si un número de teléfono no contesta, no paramos de hacerlo sonar, y si un correo electrónico no contesta, poseídos, no paramos de mandar misivas, como en convulsión nerviosa para que nuestra impaciencia sea saciada.

La impaciencia lleva consigo la nula empatía, el no pensar en los demás, ni ponernos en sus zapatos, el  no creer que las cosas y la naturaleza llevan un ritmo, una cadencia, que ni la impaciencia más selecta puede saltarse a la torera.
La impaciencia conlleva no pensar en el más allá, ni en las consecuencias de nuestros actos, es como una boca que nos devora y a la que debemos alimentar como sea, y a costa de lo que sea.
Sería bueno que cuando nos vemos engulidos por ella, nos paráramos a respirar y a imaginar si realmente es eso lo que queremos, si es precisamente necesario, si es tan urgente, y si vamos a hacer realmente algo con ello.
Impacientes del Mundo, por Dios , ¡¡¡¡ meditad y pensad un poco en los demás!!!!!

PD ¿Os devora la impaciencia???

martes, 30 de agosto de 2011

PLANES Y HUESOS ROTOS



Siempre tenemos tendencia a hacer planes, claro, tenemos ilusiones y fantasías que nos gusta que se hagan realidad.
Yo tenía uno muy simple y era : empezar vacaciones esta semana, bueno, nada especial, con el simple hecho de cambiar de horarios, poder hacer alguna excursión o pasar un día en la playa,  me conformaba.

Pero, la vida tiene ese "factor sorpresa"  que a veces resulta agradable pero otras veces "fastidia". Así que,  la semana pasada mi suegra tropezó y cayó por unos escalones saliendo al jardín, con tan mala fortuna que se rompió el hombro.
Con la fantástica sanidad de la que disponemos en nuestro país, en  pleno recorte general, a mi suegra la tuvieron en el Hospital de S. Pau en urgencias, en un pasillo, durante dos días, la subieron a una habitación al tercero y hasta 6 días después no la han operado. Mi marido me acaba de llamar y me ha dicho que la operación ha ido bien, aunque le han tenido que implantar una placa de titanio para aguantar todo "el invento".
Ahora tendrá que estar tres semanas inmovilizada, sin poder hacer nada por ella misma, y después deberá seguir meses de rehabilitación para intentar recuperar algo de movimiento.
Lo "cómico" del asunto es que hace seis años se rompió el otro hombro...así que como le dijo la vecina de habitación en el Hospital, "ahora Usted ya no podrá volar"...pues no, no podrá volar, y a duras penas hacer otras cosas.
Mi suegra se lo toma bien, dice que es "su karma", pero el suyo arrastra al de todos los demás. Y pensar que había pasado un verano maravilloso y volvía a casa mejor que nunca...¡mi marido está que trina!

Así que voy a cumplir a raja tabla lo del refrán: No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy. Porque mañana no sabemos si estaremos aquí enteros o rotos, mejor no arriesgarse.

A disfrutar se ha dicho, amigos, CARPE DÍEM, y lo demás son bobadas...

PD Yo nunca me he roto un hueso, pero ¿y vosotros? ¿qué recuerdo tenéis de esa experiencia???

martes, 9 de agosto de 2011

Con poco mineral, HUERTECITO, HUERTECITO...



El bol es de café con leche

Mi pequeño huerto está dando sus pequeños frutos...y nunca mejor dicho, pequeños , pequeños...al contrario que los calabacines, las cebollas son pequeñitas, los tomatitos también y las berenjenas parecen hechas para gratinar en un horno de la muñeca Barbie.
Tomatito, nada que ver con el cantante, ni el flamenco.

Bueno,  pero no todo tiene que ser negativo, es el primer año que lo hemos probado y hemos aprendido cómo lo debemos hacer y lo que debemos modificar.

Vino un amigo que entiende del tema, él trabaja huerto desde hace un montón , y me dijo que la tierra no tiene suficiente abono, así que no tiene ni fuerza , ni potencia para que los vegetales se hagan más grandes...¡snifff!!!, supongo que  la zona donde crecieron  los primeros calabacines contaba con más alimento , pero no ha sido así con el resto...


Berenjena de la Srta. Pepis
 
El otro día saboreamos algunos toma- titos, y las berenjenas no sé si las tendremos que poner de adorno en las ensaladas, en plan aceitunitas. Esto de trabajar la tierra tiene su "quid", no es tan sencillo. Así que prometo no quejarme más de lo cara que está la verdura, ¡faltaría más!!!!

PD Necesito palabras de ánimo...estoy un poco frustradilla, pero poquito poquito

FÁCIL Y ECOLÓGICO...

Estos días de verano , en los que normalmente se tiene un poco más de tiempo libre y no andamos atados a los horarios rutinarios que parecen que manden sobre nuestras vidas, son buenos para experimentar y hacer esas "cosillas pendientes" , planes, actividades que siempre postergamos.

Os propongo una,  un experimento que es útil, ecológico, y tiene poderes "de reciclaje", además es seguro y no da calor.

¿Qué tal si hacemos jabón con el aceite usado?  Ese que no tendríamos que tirar por el fregadero, ese que debemos guardar en una botella y reciclarlo en contenedores específicos de ACEITE.

En mi caso, cuando tomé conciencia que el aceite era tan contaminante, me limité a guardarlo en botellas que almacenaba en el parquing, sabía que en un centro comercial tenían containers y lo quería llevar a reciclar, pero nunca lo hacía. Un día descubrí una receta , en un libro de cocina del Círculo de Lectores, en la que explican cómo hacer Jabón de Casa con el aceite usado. Ahí va la propuesta:

Ingredientes: (os los doy para un litro de aceite)

1 lit. aceite
1 lit agua (mineral)
4,3 cucharadas de harina
166g de sosa
1 molde de silicona tipo "Plum Cake"
1 cuchara de madera
1 recipiente (mejor si es de esos de porcelana por dentro, suelen ser blancos)

Preparación:

Durante una hora iremos mezclando todos estos ingredientes en un recipiente . No hace falta que se mezclen contínuamente. De tanto en tanto lo vamos haciendo con una espátula de madera. Cuando ya está todo bien emulsionado, lo volcaremos en  el molde de silicona y cuando después de dos o tres días esté casi hecho lo cortaremos en pastillas.Se acabará de secar y ¡ya está !

Antiguamente el jabón de casa se tenía que cocer en caldera y el procedimiento era más laborioso, actualmente se hace de esta forma , en frío. El aceite que utilizamos es el de freír, así evitamos tirarlo. Lo único que debemos hacer es colarlo muy bien colado.

 Cuando lo guardéis podéis poner en la caja unas ramas de aromáticas, las que más os gusten, así conservará todo ese olorcito...

PD. Si queréis, el agua que utilicéis la podéis infusionar con menta, boldo, salvia, perejil....el jabón tendrá más propiedades, también le podéis añadir gotas de esencias de plantas...mmmmmm, es delicioso.