miércoles, 21 de marzo de 2012

SUPERSTICIONES

Hay culturas que creen que cuando un ser muere, su alma no marcha hasta pasados cuarenta días. Otros dicen que el alma tarda tres días en abandonar el cuerpo y que es mejor enterrarlo pasado este plazo.
Tan solo unas horas después de la muerte de mi padre empezaron a suceder cosas como, que el coche de mi madre se estropeó, el de mi hermano también, a mi se me rompió una estantería de cristal, y empezaron a pasarnos incidentes tan tontos como, que se nos perdían papeles, documentos,  o el reloj y no los encontrábamos , después aparecían en el sitio más inverosímil.

A los dos días de su muerte pasé por el cementerio, no sé si alguna vez os lo he dicho pero, me encanta ir al cementerio, siento una paz inmensa en ese lugar. Bueno, a lo que vamos, quería recoger unas cuantas rosas de las coronas de mi padre y llevarle un ramo a mi madre, las flores estaban preciosas. También visité a mi abuela y a mi suegro, pero cuando llegué al coche para irme no encontraba las llaves.
"No puede ser"-pensé
"Si he llegado hasta aquí con el coche , las llaves las debería tener en el bolso, no me he encontrado con nadie, sólo he cogido unas flores y he tirado otras"
Recorrí de nuevo los pasillos y las tumbas por el mismo camino de antes para ver si se habían caído al suelo, ¡nada, ni rastro de las malditas llaves!, ni os digo que sentada en un banco, vacié mi bolso buscando sin éxito . Entonces, recorrí mentalmente lo que había hecho desde que llegué, y me di cuenta que había tirado en un contenedor unas flores marchitas de la tumba de mi abuela,. "Seguro que se me han caído en el contenedor"- me dije aliviada.
Allí me veis , removiendo todo lo del contenedor en busca de mis llaves, suerte que casi todo eran flores y plantas...pero la paciencia se me estaba terminando y las llaves no aparecían, cerré el contenedor cuando de repente lo sentí. Sentí a mi padre tronchándose de la risa, pude verlo, pero lo veía sin verlo, no sé si me podéis entender.
"Vaya", le dije, "¿quieres jugar?, te prometo que vendré a verte siempre que pueda, ya lo sabes, pero ¡devuélveme las p.... llaves de una vez!."
Abrí de nuevo el contenedor y aparecieron justo delante de mi, arriba de todo.  No daba crédito. Y mirando al cielo dije "GRACIAS, papà".


¡Menudo estropicio!
El otro día la encimera , totalmente apagada no paraba de sonar, chispeaba sin cesar, era un ruido taladrante que apareció de repente, el técnico que vino no entendía porque pasaba..."se le habrán cruzado los cables, nunca lo había visto", dijo. Tres días después a mi marido se le cayó un bote de cristal en la cocina, con tal mala fortuna que, el cristal de la encimera empezó a crujir y se rompió en mil pedazos como el parabrisas de un coche.
Dicen que cuando un espejo se rompe son 7 años de malafortuna...¿qué dicen cuando se rompe el cristal de la encimera?. Yo digo que son 7 años de feliz fortuna que empieza por una cocina nueva , esta vez de Inox, y que mi padre está ahí, jugando , protegiéndome y avisándome de lo que se romperá.
PD ¿Sois supersticiosos???

2 comentarios:

  1. Ni superticiones ni historias. Te haces mayor mujer!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, pues mira, tienes razón!!!, me dejas más tranquila y además me has arrancado una sincera carcajada. Gracias!!

      Eliminar

Si así lo sientes, comenta, me encanta leerte.