martes, 11 de diciembre de 2012

Fechas

Se acercan fechas de esas que llamamos "señaladas". Las señalamos porque nos empeñamos en reunirnos todos, alrededor de una mesa y saborear contundentes manjares, que actualmente, tenemos la oportunidad de degustar el resto del año.

He de admitir que las Navidades me gustan, aunque encontrarles la esencia, entre tanta compra , consumismo y bombillas,  es difícil.

Mañana mi padre cumpliría 80 años, y en un día como hoy , 365 antes, se estaba debatiendo entre la vida y la muerte.

Esta mañana, desayunando con mi madre, ésta no ha podido reprimir las lágrimas por el dolor de la ausencia y del amargo recuerdo las Navidades pasadas en el hospital.

Por eso, aunque no apetezcan estas Fiestas a muchos, lo mejor que podemos hacer es saborearlas a nuestra manera, aprovechar para abrazarnos mucho y ,de los regalos, no hace falta preocuparse . Pasarlas en casa y con salud es el mejor regalo, os lo aseguro, no hay nada más triste que una Navidad hospitalaria, sin buenas perspectivas.

El tiempo, sin descanso, avanza, y va dejando en la cuneta a todos los que ya no están. Permanecerán en nuestra memoria sus palabras, sus enseñanzas, los momentos compartidos y los recuerdos de todas esas Navidades vividas de niños, adolescentes y mayores. Navidades en las que no vale la pena discutir, enfadarse o competir. Navidades para darnos las manos, mirarnos a los ojos y compartir, siempre a nuestra manera.
PD ¿Cómo se presentan estas Navidades?

sábado, 8 de diciembre de 2012

DIA

Veo la fecha de mi último post y no entiendo como el tiempo ha pasado tan rápido...había cerrado el blog, el cambio de  rumbo profesional me tenía absolutamente absorta , novedad tras novedad.
Hoy he abierto de nuevo este espacio, mío, personal, porque me gusta escribir y lo echo de menos.
He de  reconocer que, a veces, es gracias a otras personas que retornas a ti mismo; recuerdas que, quieres seguir haciendo lo que te gusta hacer, que debes volver a tu punto de origen, a lo que eres. Aunque la vida , en ocasiones, es como una baraja de cartas, se va solapando, y debes dejar pasar algún tiempo hasta tener una buena mano.

Estoy en el estudio, con la música que me grabó un buen amigo hace ya algunos años pero que me trae maravillosos recuerdos, y sentada delante de la pantalla, conmigo misma, lo confieso: SOY PLENAMENTE FELIZ.
PD ¿Cómo os sentís??