domingo, 1 de febrero de 2015

50

Hace una semana que volvimos de París, 50 años son muchos años a celebrar y París siempre es un buen destino. Hacía 20 años que no íbamos . A los 30,  los  años estaban teñidos  de ilusiones, de horizontes lejanos, de proyectos, de juventud y energía. A los 50 la visión de las cosas cambia, los colores son más suaves,  serenos, agradecidos y sonrientes. A los 50 más nos vale sonreír por todo, ya que quizás sólo tengamos, con un poco de suerte, veinte o veinticinco Navidades por delante... no vamos a perder el tiempo en memeces, vamos a aprovecharlos, que ya va siendo hora. Regresar a París 20 años más tarde fue darnos cuenta que aunque el tiempo pasa volando, la vida es mágica y no cesa de hacerte regalos. Una hija maravillosa que hace veinte años ni existía, un camino de vida, que en ese entonces ni imaginábamos...somos conscientes que la vida sigue su curso y que muchísimas veces nos depara sorpresas que ni en nuestros mejores planes imaginábamos.
A los 50 hay muchas cosas que ya no importan, a los 50 prefieres centrarte en lo esencial, en expresar lo que sientes, en aprender de tus errores, en vivir la vida con amabilidad y en positivo. A los 50 conoces tus limitaciones, y cada persona que se cruza en tu camino es un regalo, un aprendizaje. A los 50 exprimes cada segundo  y lo vives muchísimo más.  Descubres que todo es más intenso si lo experimentas con los ojos cerrados y el corazón abierto. Que una comida, un café o un paseo se disfruta mucho solo, pero que compartido es el doble de enriquecedor. Que puedes quedarte en casa a gusto con tu sola compañía y que cuando sales y te reúnes con gente, prefieres a los amigos de verdad, los compromisos pasaron a la historia.  Los 50 son como las últimas hojas del libro que te ha tocado leer. Esa historia magnífica que no quieres que acabe porque te lo estás pasando bien, y que prefieres degustar poco a poco esos últimos capítulos, que todavía son un misterio por descubrir.
Los 50 son mucho tramo recorrido y poco por recorrer, paso lento, paso dulce, sonrisa y ternura.

2 comentarios:

  1. Me hizo tan bien leerte! un aprendizaje fue tu reflexión sobre los 50,tengo 41 y siento lo mismo,la vida pasa rapido,y yo he perdido tiempo en tonteras venía masticando el hecho de dejar de lado el vivir así y bajar un cambio para ir más lento,sinceramente tu blog hoy me hizo mucho bien fue el empujoncito necesario para hacerlo,para vivir más tranqui y disfrutando más! un abrazo y gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me hace muy feliz esto que me dices, los 41años son la flor de la flor de la vida, disfrútalos mucho saboreando cada pequeño instante, Un abrazo enorme y gracias

      Eliminar

Si así lo sientes, comenta, me encanta leerte.