martes, 2 de junio de 2009

OJOS DE BUHO

El camino de regreso del colegio a casa , cruza unas viñas y campos de cultivo, en este tiempo, a las cinco de la tarde, el sol brilla con fuerza y las vides están esplendorosas, hay amapolas y flores de todos los colores en el margen de la pequeña carretera y la ermita y el cementerio quedan a la derecha, al lado de un gran olivo. Siempre vamos charlando, nos contamos lo que hemos hecho durante el día, pensamos en la merienda que nos vamos a preparar o si tenemos cosas que hacer esa tarde. De repente, revoloteando entre mariposas y pajarillos vemos un bulto que choca con nuestro coche, por el retrovisor, observo que ha caído en medio de la carretera
"No sé qué era, creo que un pájaro, ha quedado en la carretera"
"Mami, volvamos, quizás está vivo"
"Hija, está en un cambio de rasante, es un poco peligroso, lo siento, no he podido esquivarlo, ni siquiera lo he visto"
"Mamá, por favor, por favor te lo pido"
Damos media vuelta y aparcamos delante de la ermita, pasan dos coches más, pero no atropellan al bulto que inerte yace encima del asfalto.
En ese momento, maldije mis tacones, crucé la carretera y cogí al ave, al darle la vuelta , jooooo, qué ojos, "¡es un bebé buho!".
"Mamá, pobre, mira , tiene la boquita llena de sangre"
El buhito abría su piquito blanco y tierno y en el interior tenía sangre. Lo llevamos debajo del olivo, parecía que tenía problemas con una ala, no la podía abrir, estaba desorientado y aterrado por el tortazo que se había dado.
"¿Nos lo llevamos a casa, mami?". Pero, ¿cómo se cuida un bebé buho?.
"No, cielo, lo dejamos bajo el olivo, seguro que mamá Naturaleza hará el resto, ahora ya está fuera de peligro".
Regresamos a casa, intranquilas, preguntándonos cómo pasaría la noche el buhito.
Al día siguiente nos apeamos de nuevo, bajo el olivo, un montón de plumas esparcidas y a unos pasos el pobre buhito muerto. Mi hija quedó en silencio, mirándolo, alzó la cabeza y me dijo "nos lo teníamos que haber llevado", sus ojos brillaban por las lágrimas que recorrían sus mejillas. Me sentí desolada, y en el fondo de mi corazón sabía que tenía razón. ¿Por qué no les hacemos más caso a los niños?
Ayer pusimos en el maletero una caja, una caja reservada para "imprevistos", como poder poner en ella el próximo animalito que necesite de nuestra ayuda porque Mamá Naturaleza a veces no puede llegar a todas partes, y es hora que la ayudemos.





PD. Este grupo es de mi pueblo, me he acordado de ellos al escribir el post y aquí tenéis una canción divertida...¿alquien sabe cuidar un buho?



12 comentarios:

  1. Preciosa historia, con un final que si no resulta feliz, es real como la vida misma.

    Un saludo Bluess.

    ResponderEliminar
  2. Y no sólo hacerles caso, también pensar como ellos, tener la capacidad de asombro virgen que ellos poseen....
    Esa generosidad pura.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Supongo que es algo dificil de asimilar para un niño...valla sentimiento de culpa que se te debe queda

    suerte

    ResponderEliminar
  4. Eric: GRACIAS, GRACIAS, 1000 gracias. Un beso grande.

    Bogart: Cuánta razón tienes. Sólo recuperando nuestro niño interior podremos avanzar. Un abrazo

    New World: Un nudo en la garganta, eso fue lo que sentí. A veces pienso que no estoy a la altura, pero soy humana y me equivoco, lo importante es aprender de ello. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Primero un beso para tu linda, amorosa, tierna y solidaria pequeña.
    La vida es constante aprendizaje, qué mejor que de la mano de quienes amamos, no?
    Y bravo por la caja para los imprevistos, haremos lo mismo!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Entrega así que ...



    Entrega así que ...
    Entrega con destino ...
    Pero no hay destino ...
    Buscando los rayos del sol ...
    Calor del sol que nos aman ...

    Enviamos ...
    Fuerza y energía ...
    Lo que nos da alegría ...
    Olvidar que nos rodea ...
    Y daba la impresión ...
    Somos libres ...

    Esta colección de Sol. ..
    Caliente y hermoso ...
    Deja que la virtud ...
    Por unos pocos días más de pura alegría ...


    LILI LARANJO

    ResponderEliminar
  7. hola

    si, la naturaleza, a veces, no llega a todo.
    Buena idea lo de llevar una caja en el coche, por si algún otro día hay que echarle una mano.

    Desde luego que los plateamientos infantiles, son, en la mayoría de las veces, los más cuerdos.


    besos

    ResponderEliminar
  8. Canto: ¿Qué te tengo que contar a ti sobre los niños, si has dedicado tu vida a ellos?. Gracias por tus palabras. Beso grande.

    Lili: Bienvenid@, tus poesias me saben a algo. algo familiar y conocido...

    BluesMan: Me alegro que te haya gustado

    Calpurnia: Un besito grande.

    ResponderEliminar
  9. Bueno, pues ya le he hecho caso he abierto una sección de seguidores... Espero no caer deprimido ante la avalancha de fans...jajajaja...
    Feliz jueves.

    ResponderEliminar
  10. OJO AL PARCHE
    ¿Quién mató al buho bajo el olivo?
    ¿Qué quiso decirnos el buho al abrir su pico sanguinoliento? Vete a saber lo que se le pasa a alguien por la cabeza cuando lo atropellan; quizás estaba pidiendo que no le pusieran bajo el olivo.. ¿Pero por qué escogió el animalillo morir de esa manera? Quizás para saltar a la fama... Lindo pajarillo te recordaremos por tu ojillo...ojillos, perdón.
    EL FARY HINDÚ
    que te felicita por explicar tú instante.

    ResponderEliminar

Si así lo sientes, comenta, me encanta leerte.