domingo, 26 de agosto de 2012

REDECORANDO VIDAS

 Mi hija crece, indudablemente, aunque me guste pensar que no, cada día es más mayor.Además si  pide que le "redecoremos" su  habitación en su cumpleaños y sus gustos han cambiado tanto, no puedo más que entender que esa niña es, pero ya no está.

De los rosas chiclés y "Barbies" ,a más brillantes mejor, hemos pasado a los básicos blancos y negros, las líneas sencillas y esenciales y al pragmatismo puro y duro.

A veces me imagino, de aquí a no muchos años, apoyada en el umbral de su habitación, echándola de menos, y esperando una llamada de larga distancia de allí a donde se haya ido.Quedan pocos años de disfrute, de conversaciones calmadas, de noches de sillón y mantita con ella al lado, pero os aseguro que las voy a exprimir al máximo!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si así lo sientes, comenta, me encanta leerte.