martes, 3 de junio de 2008

NORDIC WALK


Nordik Walk

El otro día mi estheticienne me comentó que el Ayuntamiento había organizado unas salidas por la playa de Nordic Walk….y le pregunté a “la Yoli” “¿pero qué es esto?" "Sí,andas con bastones por la playa” contestó. Me explicaron todos los detalles y se lo comenté a mi hija por si me quería acompañar. El problema con ella es que no le gusta sudar y eso es decir lo mismo que no le gusta hacer deporte. “Pero, ¿cuánto rato dura?”, me preguntó, “ni idea, hija, pero qué más da eso, la cuestión es divertirse y practicar algo nuevo”; por supuesto le mentí, las caminatas son de algo más de dos horas, por la zona en que la arena era más blanda.

Cuando llegamos al punto de encuentro, los monitores ya estaban, dos tipos de mediana edad, cabello canoso, pinta deportista, muy simpáticos. “Buenas tardes, venimos a hacer esto qué hacéis” dije…mi hija se quería fundir “Nordic Walk, mamá, se llama Nordik Walk”, “bien, eso”. Los monitores nos preguntaron cuánto medíamos y nos dieron los palos y nos indicaron cómo atárnoslos a las muñecas. Después de hacernos “la picha un lío” durante varios minutos logramos ceñirnos los palos con éxito. “Veis, tenéis que andar suavemente, como si los palos no los llevárais” Y mi hija que me dice por lo bajini “ así ¿para qué c… los llevamos? Pero ah!, teníamos que calentar, así que nos pusimos en círculo todos los participantes y los monitores y empezamos a hacer ejercicios con los pies, ante el asombro de todos los paseantes que a esa hora eran multitud. Después nos hicieron desceñir los palos- jó, con lo que habían costado atarlos a las muñecas – para proceder a hacer ejercicio de brazo al estilo de molinos de viento Don Quijote de la Mancha…Después del preámbulo, nos echamos a andar.

Como podréis imaginar era la única mamà que llevaba una niña, así que se avanzó un grupo “más experto” con un monitor, y nos quedamos una señora de muy buen ver, cincuentona, mi hija, Joseph,el monitor, y yo. Joseph estaba muy animado, tenía un acento curioso que no acabábamos de adivinar el origen, hasta que él nos dijo que era portugués, pero que se consideraba ciudadano del mundo. Nos contó las travesías que realiza por el desierto, nos dijo que atravesar el desierto era una experiencia para ser vivida por todos los humanos, que él creía que era algo así como una cura de humildad. Nos habló de dietas, de trucos para conservar los pies en buen estado, del agua que deberíamos beber. Mi compañera de travesía estaba entusiasmada y no paraba de hablar,comentando todo lo que él decía, mientras mi hija empezaba a parecer una locomotora, bufff, buffff, su carita roja y sudorosa tenía el color de las mejores cerezas maduradas al sol.

Aguantó toda la caminata, aunque Joseph tuvo que ir buscarla cuando llegamos al punto de partida. “Ya la voy a buscar, así la animo” “Mil gracias, Joseph”, le contesté, ella me habia dicho minutos antes “la semana que viene, ni lo sueñesssss!”

Cuando llegó, la abracé con fuerza, estaba orgullosa de ella. Después me confesó que en los últimos tramos de su travesía, sola, y viéndonos al resto a lo lejos se iba vitoreándo a sí misma diciéndose “esa niña, esa niña, hey, hey!” Yo me sentía feliz, oxigenada con todo el aire del mar y la visión de esa playa que conozco desde todas las perspectivas y ángulos; pero me faltaba la del Nordic Walk. A la vuelta paramos en el mercadillo, le dije “si vienes conmigo la próxima semana, después de andar, nos compramos algún caprichito…” me miró como diciendo “Pues vaya, ¿Y hoy????”.

Al llegar a casa nos bañamos las dos entre espuma olor a lavanda, nos masajeamos los pies y nos lavamos el pelo. Quedamos tan relajaditas que me dijo “mami si me prometes que nos bañaremos juntas, la próxima semana te acompaño al Nordic Walk”
Y en mi interior oía “esa mami, esa mami, hey, hey…”.

1 comentario:

  1. hola
    gracias por tu mensaje eres muy amable
    lo que has escrito sobre el paseo con palos,es ficción o es la realidad?
    me gusta como está escrito,de veras
    abrazo iluminado de bienvenida,pásate cuando gustes

    ResponderEliminar

Si así lo sientes, comenta, me encanta leerte.