lunes, 8 de marzo de 2010

CRÓNICAS NORUEGAS (I)

Bien, por fin una tarde tranquila, gracias a la nieve, con mi taza de té caliente y el diario de viajes , he ido recopilando todos los maravillosos recuerdos de nuestra escapada a Noruega en agosto '06.
He decidido dividir estas crónicas en varias partes, esta primera la dedicaré a las visitas que realizamos a dos ciudades fuera de Oslo y las otras a la capital y a sus alrededores.
Para "ambientarnos" un poquito, os diré que Noruega tiene tan solo 4.627.000 habitantes, de los que el 92% son noruegos de pura cepa, hay un 3.6% de europeos varios y el resto son asiáticos y africanos. Noruega tiene una larga extensión de costa , lo que le aporta gran riqueza pesquera y recursos naturales, además es el tercer exportador de petróleo del mundo e importante subministrador de gas. Bien, en resumen, es un país de pocos habitantes y de gran prosperidad económica, lo que queda reflejado en su alto nivel de vida, cosa que puedes ir constatando a la que vas conociendo el país.
Después de patear la capital durante varios días, nos entró curiosidad por descubrir otras zonas del país. Nos habíamos planteado en un inicio viajar sólo a los Fiordos y la zona de Bergen pero, como nosotros ya vivimos en el campo, nos atraen más las capitales; por eso nos decidimos por Oslo. Era domingo , y la ciudad está más tranquila ese día, así que creímos que era ideal una escapada, apostamos por la ciudad de Fredikstad, al sur de Oslo.
Nos levantamos muy pronto y bajamos a desayunar, hacía sol y se respiraba domingo. Ya en la estación Central tomamos el tren de las 9.00 a Fredikstad. En esta ciudad nos han dicho que hay un bonito "fuerte" y paisajes muy pintorescos. Los trenes en Noruega son caros pero muy confortables, nos cuesta el billete 100€ para recorrer 180km. En el tren hay modernas máquinas de café y huelen rico, los lavabos también son modernos y están limpísimos, en los asientos una mesa de madera abatible, y los respaldos se pueden fijar a la medida de uno, el viaje ha sido plácido y tranquilo y una Señora revisora nos "ticka"los billetes.

A la llegada a la estación nos llama la atención esta mujer vestida con el traje tradicional, son muy patriotas y no es extraño verlos con estos atuendos que nosotros reservamos sólo para las Fiestas Patronales...
Son casi las 11.00 y luce el sol, vemos una gran marina llena de barcos, aquí todos o casi todos navegan y tienen su barquito...¡puro lujazo!!!, vemos que hay una salida de bicicletas y un montón de gente se reune para el evento, gente de todas las edades van llegando con las bicis colgadas del coche..., la verdad es que los noruegos aprovechan muchísimo el verano para salir en bici, y en general, es una población muy deportista...
Nos sorprende un repicar de campanas, llegamos a la Catedral, casi toda la población és Luterana, vemos que hay una sala para la Misa de los jóvenes y niños, sólo entrar nos dan la bienvenida muy cordialmente.

Nos encantó ver que era un espacio libre, en el que podías ir al baño, pedir visitas guiadas por la ciudad, y estaba abierta a recibir visitantes y amigos. Nos ha sorprendido la diferencia de temperatura con las catedrales europeas, esta era confortble, con el interior todo de madera, no había eco, ni esa sensación de vacío, las incustraciones de la marquetería parecían de oro, los suelos estaban cubiertos de alfombras . Vimos también hombres y mujeres con unas sotanas azules hasta los pies parecían sacerdotes, era un espacio cálido,que invitaba a quedarse...

Había un recodo en la Catedral donde podías tomarte un café caliente con pastas, charlar, descansar o simplemente recuperar fuerzas...lo encontramos muy curioso y muy diferente a nuestra iglesia y misa de los domingos...
Al salir le preguntamos a una encantadora señora cómo se llegaba a la ciudad antigua y nos indicó que teníamos que coger un Ferry cerca de la estación. Todo el mundo habla un inglés perfecto, da igual la edad que tengan...esta dulce anciana iba en bicicleta y se puso a disfrutar del sol, leyendo la prensa...qué imagen de domingo tan perfecta ¿verdad???


Fuimos a la marina hasta encontrar el Ferry que cruzaba la manga de mar, en cinco minutos habíamos cruzado, los nativos iban en bici y cogían el ferry con ella a cuestas...las tiendecillas de la villa no las abrían hasta las 12.00 (bien hecho que por algo era domingo!), las calles del pueblecito son de adoquines y las casas de madera muy antiguas, todo pintoresco...

No sé cómo nos "plantamos" en una exposición de "Patchwork" y fue allí, en ese momento , en el que mi hija me dijo seriamente "mamá , yo QUIERO HACER ESTO"...quedó absolutamente fascinada con las composiciones, las telas , los colores, las texturas, no había forma de arrancarla de allí para seguir con la visita...pensé que con el tiempo se le olvidaría pero los que seguís el blog ya sabéis que ese mismo octubre de 06 empezó a hacer patchwork con una profesora, afición que continúa hasta hoy día...El espació estaba lleno de señoras exponiendo sus trabajos, incluso había una haciendo demostraciones con su máquina de coser, y esa máquina llevaba incorporado ¡un ordenador! eran verdaderas profesionales...

El ambiente era, ¿cómo describirlo?, entrañable, todas esas viejecitas y mujeres de mirada azul y dulce, con rubios cabellos o melenas blancas, preparando pastelitos y tartitas de arándanos, gofres calientes , cafés y tés. Por supuesto no pudimos resistirnos a la tierna tentación de esas abuelitas...mmmm


Más tarde visitamos algunas tiendas y cafeterías, como véis es todo al estilo nórdico "IKEA", madera blanca, bonitas alfombras en el suelo, detalles muy cuidados, obsequios exquisitos y originales, en casi todos los comercios hay velitas encendidas, yo diría que Noruega es el país de la velas. En las mesas y mostradores siempre hay una vela encendida que da un toque muy acogedor al espacio, es como si alargaran la luz del propio establecimiento, como si quisieran brillar un poquito más....


Ya véis , tiendas dedicadas a los trajes típicos, había mucha gente que el domingo los llevaba...curioso ¿no?, no me imagino a nadie por la calle vestido de baturrico, así, porqué sí....

Bueno, nuestra segunda visita decidimos hacerla en la dirección opuesta, al Norte de Oslo, era nuestra última salida antes de irnos del país y fuimos a Lillehammer , la sede de las Olimpiadas de invierno del año 94...

Tomamos un tren desde la estación central, a eso de las 9.00 de la mañana, el viaje realmente fue precioso, era como mirar contínuamente una postal , todo el rato íbamos bordeando un enorme lago, con bosques de abetos a lo alto, lástima del día, era lluvioso y frío; eso le daba al entorno un toque melancólico y algo soñador...


En esta ciudad hay un bonito museo de Arte, pero era lunes, y también estaba cerrado, observamos que el tráfico era muy intenso para una ciudad de montaña, la ciudad rebosa actividad, las comparaciones son odiosas, pero nos recordó Andorra, vimos un bonito café y entramos, era una cucada de sitio, todo madera blanca, cortinitas de encaje, y la barra llena de bocados apetecibles, tomamos una sopa de tomate caliente con huevo y un pastel....mmmmm, ¿por qué no habrán sitios así de confortables donde vivo???



Seguimos callejeando bajo la lluvia, nos llamó la atención una librería-papelería llena de cosas curiosas y diferentes, queríamos subir al Parque Olímpico pero la subida era impresionante y el tiempo no acompañaba nada ,nada , nada, así que decidimos bajar hasta el lago por diferentes calles de la ciudad hasta llegar a unos caminos de tierra. ¡Menudas vistas!!!!


El lago tenía mil calitas, bosques frondosos al fondo, había un puente larguísimo que se reflejaba perfecto en las aguas tranquilas, era la unión entre las diferentes montañas, Naturaleza en estado puro, perfección absoluta...Vimos a ciclistas a los que no les importa la lluvia, imagino que es "pecata minuta" delante de las nieves que deben caer en invierno, también caminantes haciendo trekking...en el diario me apunté una "Post Data"






PD Lillehammer olía a chimenea y leña quemada....

Continuará

9 comentarios:

  1. Excelente post el que nos acercas en este día.
    Es un placer acercarse a tú espacio.

    Gracias por compartir.

    Cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  2. De norte a sur, buena idea.

    Gracias por la crónica, espero la continuación si bien ya tango ganas de ir para allá.

    Por cierto comparto lo de los pantalones en los varoncitos de hoy en día. Ya crecerán. No dejo de pensar en lo incómodos que deben ir.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. guau!! pero qué bien contado y qué apetecible!!! estoy tomándome un café de media mañana para hacer un descansito en la jornada y tu post ha sido el complemento perfecto, ¡he conseguido evadirme, totalmente, por unos instantes!!!
    buenísima pinta tiene todo y las fotos me han encantado.
    Ahhh!!! y vaya memoria que tienes!
    me gusta especialmente lo de las velas, yo también soy una fanática de ellas y suelo poner.

    besosssssss

    ResponderEliminar
  4. Conocía de oidas esa zona pues mi hermana estuvo trabajando alli 8 meses(incluso perdi la oportunidad de visitarla alli..ufff)...pero ahora la visitado con tu narración...e intentaré hacerlo in person.Me ha encantado seguir vuestros pasos.Besos y espero la continuación.a

    ResponderEliminar
  5. Paco, me alegro que te haya gustado, recuerda que continuarán...
    Bogart:Si te decides a ir y quieres tener más detalles cuenta conmigo, no tardaré en colgar la segunda parte. Gracias por comentar...
    Calpurnia: De memoria nada, ya sabes, tenía un diario y me lo irba apuntando todo, ayer comentábamos en casa que de muchos detallitos ni nos acordaríamos...es que yo precisamente tengo poquísima memoria...besitos!!!
    Sombra: Qué pena perder la oportunidad de visitar a tu hermana, la mejor época para ir VERANO, los noruegos parecen poseídos por un afán de salir al exterior en esa época y todo está lleno de terrazas al aire libre, flores, actividades varias....precioso. Me alegro que te haya gustado.

    ResponderEliminar
  6. Tengo los dientes de largos, que estoy arañando el suelo....

    MÁSS.. MÁSSSSSSSS

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tus palabras, es algo del pasado que de vez en cuando no puedo evitar recordar.

    Lo del pelo, me parece bien, no tengo criterio en cuestiones pilosas, supongo que siempre que sea un color natural me parece correcto.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Menudo viaje y las fotos preciosas, esperare mas cronicas viajeras con impaciencia.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  9. Jajajajajaja.....

    Por el amor de Dios, ¿tan maquiavélico me cree como para, con el fin de "conocer", urdir semejante treta?.

    Yo lo único que pretendía era adornar la idea de que muchas veces las cosas no son como parecen o nos quieren hacer creer, que a los hombres no nos gustan escuálidas y que el "admirar" a una mujer que nos saca unos años no es nada extraño.

    Gracias por sus visitas, sigue debiendonos parte de una crónica.

    Un beso.

    ResponderEliminar

Si así lo sientes, comenta, me encanta leerte.