lunes, 7 de febrero de 2011

ÚLTIMO TANGO Y RECUERDOS DE JUVENTUD

El pasado viernes leí en un periódico digital que, Maria Schneider, la protagonista de la película El Último Tango en París, había fallecido, después de una larga enfermedad, a los 58 años.

Esta noticia me transportó inmediatamente a principios de los 80, cuando iniciaba la Universidad y me hice muy amiga de un vecino que vivía dos calles más arriba. Recuerdo cómo nos conocimos, regresaba de estudiar de casa de una amiga y me persiguió corriendo por toda la calle para decirme que quería invitarme  a salir...era cuatro años mayor que yo, y tenía muy buena planta, con estilo propio, muy diferente al mío. Su madre era la "hippy" del barrio, vivía justo delante de mi casa y tenía una tienda de ropa y joyas que importaba de la India, su padre era abogado y vivía dos calles más arriba, hacía muchos años que se habían separado pero vivían cerca el uno del otro...ella lo dejó por otro hombre y él todavía bebía los vientos por ella.
Con los meses, mi vecino y yo,  nos hicimos como novios, pero él era muy bohemio, trabajaba de guía turístico en Marruecos, conducía un jeep para una agencia de viajes importante, después cuando no viajaba se buscaba "curritos" como él decía, enganchando carteles, ayudadando a su madre o a su padre...no sé se buscaba la vida, conducía una furgoneta tan tronada que mis amigas de la facultad alucinaban de ver que salía con un chico "con tales pintas".
Con el tiempo me hice asidua a comer en casa de su padre, ese hombre era adorable pero lo que más me gustaba era su magnífica biblioteca. Yo por aquellos entonces estaba muy metida en carrera, y poder tener una buena bibliografía en Inglés era un verdadero lujo. Ese hombre la tenía. Recuerdo que preparaba una pasta fresca deliciosa y que allí comí por primera vez las endivias al roquefort con nueces molidas por encima, eso en los años 80 era sofisticadísimo. Cuando él regresaba al trabajo,  mi  guapo vecino  y yo nos descubríamos el uno al otro y no nos cansábamos de querernos...yo tenía 19 años, la misma edad de la actriz , Maria Schneider, cuando filmó El Último Tango en París.
Un día, entre juegos y risas, mi joven amante me miró y me dijo "me recuerdas muchísimo a la actriz del Último Tango". La verdad es  yo llevaba el pelo igual, largo y rizado...y también usaba sombrero algunas veces y abrigo de piel.

El viernes cuando leí esa noticia lamenté su muerte...pensé que la vida no la había tratado muy bien, y siempre siempre se lamentó que Marlon Brando y Bernardo Bertolucci no fueron del todo honestos con ella, que la engañaron para poder rodar algunas de las escenas.

En cuanto a mi vecino, me lo encontré cerca de mi antiguo piso, antes de mudarme al campo, hará más de 15 años...iba con su esposa, una guapísima mujer Marroquí, pero muy a la Europea...fue extraño, típico encontronazo rollo película de  Woody Allen. Noté que le hizo mucha ilusión verme, y no paró de sonreir .

Tengo una preciosa Rosa del Desierto que me trajo de uno de sus viajes, y la conservo con otros recuerdos de personas que han significado en mi vida, ah! y también  recuerdo su frase preferida "lo mejor que tienen los burgueses son sus mujeres"... Eso sí que suena anticuado en pleno siglo XXI. Estén donde estén a los dos les deseo todo lo mejor...

Aquí tenéis los enlaces de la noticia de la muerte de la actriz:


PD ¿Habéis visto el Último Tango en París???

8 comentarios:

  1. Maravillosa película,no sabía nada de su muerte,una buena actriz,sin duda.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Yo también lo leí, qué lástima que haya muerto olvidada de todo el mundo, esa es mi impresión.

    Un novio hippy??? en aquella época sería de lo más.
    La madre de una compañera del cole de mi peque todavía viste como aquellos hippies de entonces, lo malo es que ahora está desfasado y la verdad esta moda ya pasó.
    Besitos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  3. Morgana, la peli es genial, ha quedado como un clásico del cine, al menos aunque haya muerto siempre vivirá en ese film.
    David, el tema hippy todavía se lleva, ya sabes rastas, pantalones "cagados"...happy flower style...como dice mi hija "hippychic", jejejeje...

    ResponderEliminar
  4. Pues también es verdad, llevas razón que lo hippy sigue aunque son de otra manera a como va la mujer esta que te digo. Pero todo evoluciona, no??
    Besitos, otra vez

    ResponderEliminar
  5. Bueno, bueno lamentándolo mucho discreparé un poco.
    La película desde mi punto de vista es famosa por lo que significó en su día de prohibido pero a mi no me parece nada del otro jueves, va a trompicones, falta ritmo y desde luego no hay nada de erótico en ella y la famosa escena de la mantequilla que todos ponderan no es más que una violación en pura regla. La verdad es que a m me decepcionó bastante y eso que Marlon Brando es de mi preferidos.
    Por otra parte me parece deliciosa la historia que cuentas, la bohemia, los cuerpos que nacen a un nuevo mundo... Lo ideal para una época de univesidad.

    Un beso y perdona la crítica.

    ResponderEliminar
  6. No sé, si te soy sincero,

    donde será nuestro último tango

    si en París, Cuenca o Montecarlo

    pero estoy deseando el primero.

    Besos ;-)

    ResponderEliminar
  7. Sobre la pelicula...te diré que creo que marcó un hito, aunque para mi es una buena pelicula sin estridencias...sobre tu entrada...me ha fascinado...esas son las entradas que mas me gustan...guarda siempre ese hermoso recuerdo y gracias por compartir una parte de tu bello corazón,besos

    ResponderEliminar
  8. Bogart: Gracias a todos por vuestros comentarios, me emociona pensar que os ha gustado esta entrada. Un besito.
    Misántropo: No deja de sorprenderme tu inventiva, me han encantado esos versos...
    Alfonso: Esos recuerdos siempre quedarán en el blog plasmados...es bonito revivirlo, es emocionante recordarlo. Un caluroso abrazo.

    ResponderEliminar

Si así lo sientes, comenta, me encanta leerte.