miércoles, 30 de noviembre de 2011

NADA

En ocasiones puedo sentir la nada...el vacío, el frío silencio. Lo podría comparar con  la sensación que imagino debe tener un astronauta en el espacio, solo, suspendido. Únicamente se puede observar.
En ocasiones ese silencio lo puedo sentir en compañía,  el frío no me abandona, es interior, me cala por dentro, es parte de mi naturaleza.
A veces es como un vértigo, el vértigo que me producen las nuevas situaciones, los cambios, el no saber qué sucederá. Aunque si luego lo pienso fríamente, nunca sé lo que me sucederá, y si ahondo más, una de las cosas que le pido a la vida es que me sorprenda.

Hoy se cierran algunas puertas, pero se abren otras aún más grandes y luminosas. Siempre es así , hay muchos dichos que lo confirman, ese de cuando se cierra una puerta se abre una ventana, ese de que Dios aprieta pero nunca ahoga, ese de que no hay mal que por bien no venga, ese de que Dios ayuda a quienes se ayudan a si mismos.

Ayudarme a mi misma, fortalecer mi poder interior, avanzar aunque el camino pinche y no sea amable, mirar hacia delante, tener fe, fe ciega en lo que siento.

A veces da miedo que los sueños se cumplan, ya que has de perseguir otros sueños, no podemos dejar de soñar.  A punto está de iniciarse uno de mis más preciados sueños, a punto estoy de cerrar un círculo que parecía que no tenía destino, al que casi había renunciado a dejar abierto.

Me deseo buena suerte, me deseo toda la suerte del mundo, porque yo lo valgo y porque me lo merezco.

Que así Sea, y Así ES.

1 comentario:

  1. Pues si...te lo mereces sin duda y creo que lo vales...siempre mirando hacia adelante y paso firme...sobre las nubes de un precioso sueño...no lo olvides nunca...me alegro que así sea y así es...cuneta con el apoyo ...de este tu amigo Sombragris...besos

    ResponderEliminar

Si así lo sientes, comenta, me encanta leerte.