jueves, 22 de mayo de 2008

JUSTICIA INJUSTA

El otro día veía en televisión un programa sobre el caos en los juzgados. Las imágenes eran definitivas, despachos con cientos de expedientes, montones de papeles y papeles que figuran que son carpetas con denuncias, reclamaciones, detenciones de miles de nosotros, los ciudadanos. Me dió por empezar a desconfiar de la justicia....como tampoco podrías confiar en cualquier profesional con tal desorden en su trabajo. Es inevitable que se produzca el error. El orden, la informatización, el cumplimiento del procedimiento, es imprescindible para realizar este trabajo.
Lo que más me impresionó fue la entrevista a una magistrada, que mostraba su resignación e impotencia ante esta situación. ¿Cómo se ha podido llegar a este límite? ¿Qué cara puedes poner ante errores que cuestan la vida a personas, a niños? ¿Por qué se dedica tan poco presupuesto a modernizar nuestra justicia?

Todo este caos me recordó mis épocas de funcionaria de la administración local. La descoordinación entre las diferentes áreas, la duplicación de trabajo, la sobredimensión de estructura, la poca responsabilidad de los funcionarios, técnicos, cargos de confianza, regidores sobre el trabajo que realizaban, eran paralizantes Dedicaré algunos escritos a este período de mi vida, aprendí mucho, pero me pasó factura, acabé con una depresión con ataques de ansiedad, mi médico me dio la baja, pero mi voluntad era la de curarme y lo conseguí por mis propios medios, creando mis propios mecanismos para gestionar esta clase de situaciónes. Conclusión: De esta crisis salí reforzada, muy reforzada.

Espero que pase así con la justicia, que la situación de caos nos aboque al orden, al control. Que al personal que se contrate se le dé una mínima formación para ejecutar el procedimiento de acuerdo a la legalidad, como toca en una Administración de Justicia. Que el papel vaya desapareciendo, con la sola visión de tales montañas de dossiers, es imposible no desesperarse... y que los errores sean los mínimos, mínimos....ánimo al padre de Mari Luz, le admiro por su iniciativa de recogida de firmas para que un error fatal en nuestro sistema judicial no pase factura a la vida de otro ser humano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si así lo sientes, comenta, me encanta leerte.