miércoles, 26 de enero de 2011

DE CAMINO

Para llegar en menos tiempo cojo una carretera interior. Es una carretera preciosa que bordea un gran pantano, el paisaje es tranquilo como sus aguas y la vía serpentea jugando entre las paredes de piedra y los bosquecillos.


De camino al hospital pienso en lo rara que es la vida y en cómo los planes pueden truncarse en tan sólo unos segundos. A mi padre lo ingresaron el lunes con una insuficiencia cardíaca, todavía está en la UCI, y según el médico "llegó al límite de sus fuerzas". El achuchón lo pilló en un centro médico , iba a hacerse unas pruebas de control, ¡él siempre tan meticuloso!, pero no se preocupó del cansancio agobiante que padecía hacía más de un mes "me estoy haciendo viejo"-pensó.
Encuentro cómico que en un control de lo "poco importante", le diera tal ahogo que en el centro médico avisaran a las ambulancias y lo trasladaran al hospital. Y de Oca a Oca y tiro porque me toca.

Quedó su coche en el parquing y la perra dentro del coche- siempre va con mis padres a todos lados- y mi madre que no entendía nada y que pensó que era un exagerado, "tu padre siempre se queja"... y no sabía qué medicación toma, y no sabía qué explicarle al médico porque "tu padre es tan suyo, a mi no me explica nada".
Recordé eso que te decían las madres , "ponte ropa interior mona, y bien conjuntada que nunca se sabe lo que puede ocurrir...mira que si pasa algo y te llevan al hospital, al menos ir presentable". Encontraba que era de "esas cosas de madre" sin sentido. Supongo que vestigios de la guerra o de la miseria, cuando las bragas debían tener siempre algún zurcido, o si mucho me apuráis algún que otro agujero. Además ¿qué importa?;si pasara algo creo que en lo último que se fijarían los médicos es en la ropa interior,  si hay una carrera en las medias, o si el tanga no es del mismo color que el sujetador.
La ropa de mi padre quedó en unas bolsas anaranjadas como de basura, quedaron también sus gafas, las llaves del coche, el tiquet del parquing....todo quedó allí ,en una montaña inerte.
Mi madre no paraba de hablar mientras esperábamos el médico, palabras vacías, para no oir el silencio. Yo apenas escuchaba , sólo veía toda esa montaña de objetos personales, que dejan de serlo cuando la persona deja de existir.
Nada en esa montaña es importante, nada a lo que nos aferramos es importante, sólo es importante estar bien y sentirte feliz contigo mismo, que tu centro vital sea sólido, que tu amor por ti  no merme, retroalimentarte, mimarte y quererte constantemente.
Sólo es importante de camino por la vida decirle a las personas que te importan lo mucho que las amas, ayudarlas, apoyarlas, compartir con ellas lo que creas que les puede aportar algo positivo en sus vidas.
Sólo es importante recordar los buenos momentos, aprender de los malos y centrarse en la espiral de nuestra luz.
Sólo es importante fijarse en el brillo de los ojos de la gente que nos rodea, estar a su lado, y preguntarse antes de decirles nada: "¿es verdad?, ¿es necesario? ¿es amable?". Sólo es importante de camino en esta vida recordar qué vinimos a vivir y aprender a querer. Sólo es importante aprender a ver con los ojos de Dios.

PD Mi padre está mucho mejor, ya se ha enfadado con una enfermera. Esto es buena señal. Estos días que está en el hospital lo veo más que de forma habitual, otra cosa que debo aprender a cambiar, porque para mi eso es importante.

2 comentarios:

  1. HOLA BLUESS, mucho ánimo y desear que tu padre se ponga bueno pronto,
    un beso

    CALPURNIA

    ResponderEliminar
  2. Hola Buluess, me alegro que tu padre esté mejor, le pasa lo que le pasaba al mío, cuando discutía con las enfermeras era señal de que ya estaba mejor y el alta no tardaba en llegar.
    Me alegro de venir a tu casa, si no te importa me quedo.

    ResponderEliminar

Si así lo sientes, comenta, me encanta leerte.