lunes, 4 de agosto de 2008

TOMATIN


Estos días pienso en mis amigos y me los imagino a todos en sus destinos de vacaciones, la playa, la montaña, alguna ciudad europea....Es inevitable pensar en los días de descanso, en las vacaciones vividas, en las que quedan por disfrutar, y ya planeamos....
Cuando los amigos regresan de sus viajes quieren mostrarte las fotos, los DVD's de sus aventuras, siempre organizando un encuentro, una cena...casi siempre se acuerdan de ti y te traen un obsequio.
Tengo una vitrina en el comedor de casa que era de mi abuelo y es ideal para ir guardando este tipo de "souvenirs", de regalos, de recuerdos entrañables que con sólo mirarlos, o cuando les quitas el polvo de transportan a ese lugar, a la vivencia que te contó tu amigo.
Conservo un frasco lleno de especias de la India, os aseguro que al abrirlo y olerlo viajas a un mercado hindú lleno de color y exotismo. También guardo unas jarritas de cerámica de CentroAmérica, una colección de etiquetas de Vino de Madeira que enmarqué y lucen en mi cocina, pulseras y música traídas del Caribe, sirope de arce del Canadá y licores, muchos licores.
¿Qué mejor excusa para quedar con los amigos y montar una "party" que degustar licores de los países visitados?
Vino de Madeira, vino de Porto, Cachaça, Tequila, Ron, Koum Kouat, Limoncello, Grappa, pero el que nos hizo más gracia fue TOMATIN.
Este fue un regalo que trajimos a nuestros amigos del viaje a Escocia. Viajamos por Escocia hace ya más de 13 años, en ferry, con el coche dentro, para conocer los rinconcitos más típicos y disfrutar del clima escocés fresquito y lluvioso....El verano que visitamos Escocia fue el más caluroso en 30 años, los paisajes tenían un color verde "dudoso", tirando a amarillo, y pasear era un suplicio aunque era peor entrar en tiendas, cafeterías, pubs...allí el aire acondicionado por lo visto era inexistente, y ese año desempolvaron los ventiladores que, por cierto, funcionaban fatal.
El oasis en Escocia fueron las destilerías de Whisky, Thanks God!, era como una ruta del bacalao a lo Scotish, os aseguro que el whisky nunca ha sido de mi agrado, pero ese verano en Escocia fue diferente. Pasa lo mismo con los mojitos y los daikirís, en La Habana, los puedes beber a decenas y sientan de maravilla.
Después de cada visita saboreábamos los whiskies, daba igual la hora de la mañana que fuera!, después de los traguitos, la conducción al revés se hacía sin ningún esfuerzo....
El mejor de los whiskies, el que llevamos a nuestros amigos, el que os recomiendo sin lugar a dudas: TOMATIN. ¿Gustáis?

1 comentario:

  1. con mucho gusto! cheers! XXXXXX!! venden tomatín en edimburgo?

    ResponderEliminar

Si así lo sientes, comenta, me encanta leerte.