martes, 17 de noviembre de 2009

¡EA!, QUÉ MAGIA TIENE CÓRDOBA

Después de meditarlo y de valorarlo económicamente , decidimos ir a Córdoba en avión, el AVE sale muy caro; la ida con Spanair y la vuelta con vueling, facturamos una maleta, ya sabéis, llevamos mucha ropita y además compraremos, así que mejor llevar una maleta mediana-grande. Una de mis amigas me pregunta ¿por qué hemos decidido este año ir a Córdoba?, y es que eso ya pasa, somos cuatro y a veces se solapan las conversaciones..."vamos a Córdoba porque me leí el libro La Mano de Fátima y os comenté que parecía una ciudad muy interesante".
De Sevilla a Córdoba un coche de alquiler, la verdad es que nos dan un Peugeot 105 y en su "no-maletero" no caben ni los bolsos que llevamos...¡qué contrariedad! ...finalmente nos dan uno más grande un Seat, pero eso sí pagando un suplemento de 30 Euros. La autovía Sevilla - Córdoba es una maravilla. A los catalanes, debo confesaros, nos dan mucha envidia esos cientos de kilómetros de autovía, sin peajes y sin apenas tráfico. ¡Una gozada no estar pagando cada 50 Km!!!! Llegamos a nuestro destino y lo primero que nos llama la atención es que para entrar al barrio de la Judería donde está nuestro hotel tenemos que llamar a un timbre para que bajen la pilona. Como no sabemos muy bien como hacerlo la señora del coche de atrás nos da instrucciones precisas con truquillo incluído "decid que vais al Hotel Osio, así no os harán dar la vuelta" Ya notamos que la amabilidad de los cordobeses es extraordinaria.

Al entrar al barrio de la judería nos llaman la atención las calles tan blanquitas, estrechitas, llenas de encanto y de gente, el tiempo es espectacular, un caló qué pa qué...las casas con sus patios andaluces tan famosos y bien cuidados. Finalmente llegamos a nuestro Hotel, el Hostal Lineros, esta zona está llena de pequeños hospedajes con encanto....Esta era la habitación en la que estábamos, nos fue genial, pudimos dormir las cuatro juntas..ep! no en esa cama tan grande de princesa y guisante, sino repartidas por diferentes camas aparte de la del dosel.





El baño era de lo más típico, con azulejo andaluz y los arcos en las ventanas, un gran jacuzzi que no utilizamos y al que nosotras dimos nuestro "toque", pusimos el biombo de la habitación delante de la bañera, así dividimos el baño en dos ambientes y ganábamos tiempo a la hora de arreglarnos...os podéis imaginar cuatro y un solo baño... un stress



El hotel era una típica casa andaluza con su patio interior, todo muy bien decorado, nos sorprendió la gran influencia árabe en todos los rincones, la verdad es que precio- calidad es recomendable y la ubicación muy buena, al lado de Bodegas Campos, un restaurante taberna en el que se come "de lujo"...bueno, en Córdoba se come bien en todas partes.




Siempre tengo que hacer fotos de los hoteles a los que vamos para mi hija, le encanta ver dónde duermo...cosas de ella


Como el hotel no tenía cafetería, desayunábamos fuera, y el primer día fuímos a un Bar " multiusos" que se llama Sojo Café, en la Ribera a pie de Guadalquivir. La decoración muy muy fashion con un tono árabe súper bonito-pero que es la tónica general en toda la ciudad- con unas vistas espectaculares al río y que durante el día es cafetería y que por la noche se convierte en una discoteca de lo más animada, fuimos esa noche a tomar una copita y acabamos bailando como locas ya que la música era años 80 total. Nunca en ningún viaje habíamos tenido tanta suerte con la música que se pinchaba, fue una gozada, y la gente era súper amable y cordial, nos lo pasamos en grande, hasta la 04.00 de la madrugada no nos fuimos.

El local era precioso, y el desayuno buenísimo...qué jamoncito con la tostadita de pan y el tomate regado con aceite rico rico ....mmmmmm, de muerte.


El Sojo nos encantó tanto de día como de noche y es súper recomendable ya que tienes vistas panorámicas a la ciudad, al río, y las terrazas para charlar, fumar....una gozada


Al lado de tanta "modernidad" y "chill out", no podía faltar el escribano tradicional, con la fachada rebozada en escritos, entrañable de mirar y de admirar. Creía que ya no existían...



Las callecitas de Córdoba nos parecieron el escenario de una película, en la que en cualquier momento podía aparecer Curro Jiménez o Ali Babá, las calles de adoquines, casi sin aceras, y las plazoletas bañadas por el solecito andaluz, todo amenizado con naranjos y plantas...azulejos andaluces y geranios


La tradición religiosa se palpa en las calles, por las que se van encontrando vírgenes y retablos, con velas y dedicatorias, todo recuerda la pasión y las procesiones que después de ver la ciudad las adivino espectaculares...




Hay Santos para todos los gustos , creencias y devociones



Aunque nosotras nos quedamos con el de abajo...mmmm qué vinitos en Córdoba, el fino , qué rico...en, las tabernas te apetecía gritar "MESONERO!". Las tapas en Córdoba son insuperables, peazo platos de jamón, atún, ensalada de tomate negro, pescaíto frito, solomillo con verduritas...y un sin parar, sin parar, sin parar...



Callejeando se podían ver tiendas como esta heladería, que parece sacada de una película de los años 50



O esta panadería tan típica...con encanto




Lo mejor de todo las teterías, en las que te podías relajar, escoger un té entre cincuenta mil, y fumar esas pipas - bueno, nosotras no las fumamos- pero tenían su punto...El té de canela, o el té de menta nos reanimaron para seguir callejeando, todo amenizado con música de tono muy árabe y pastelillos típicos....



La influencia árabe no acaba aquí, los baños árabes Hammam, también eran de obligada visita, así que fuimos al Museo a ver los antiguos baño.Nos hicimos una clara idea de esta tradición

Y claro está nos entraron ganas de probar, así que fuimos a reservar una sesión de baños árabes con masaje de aceites incluídos, y para hacerlo más exótico la programamos a las 12 de la noche, para recuperarnos de la juerga del día anterior y dormir como unos bebés...Si pincháis encima de la foto de abajo veréis los baños por dentro y en qué consisten, sólo que os quede claro, no podéis iros de Córdoba sin visitar los HAMMAM....es una pasada!!!! Nos sorprendió mucho que los baños fueran mixtos, que los masajes se realizaran a la vista, en la zona de aguas templadas, y que hubiera tanto público, fue una experiencia única, además nos invitaron a té con menta que nos sentó fenomenal...



No llevábamos bañador y nos alquilaron uno...fue un poco cómico, eran bañadores de una pieza , que no sentaban demasiado bien...pero entre el vapor y las toallas ....la cosa pasó desapercibida.
Esta es la recepción de los baños, donde te dan las toallas y los bañadores, el vestuario está divido pero en los espacios te encuentras con todo quisqui, al principio choca un poco, además debes ir descalzo, pisas encima del mármol caliente, y da un "no sé qué"...pero después te acostumbras, la mejor la zona de aguas calientes, está CALIENTE CALIENTE...Ah! y el masajista un 10 sobre 10...por favor, ¡qué corto se te hace el masaje!



El corazón te late más deprisa cuando te acercas a la Catedral de Córdoba, la antigua mezquita, los alrededores ya son una joya, y el sonido de los caballos y las calesas te transportan a otro mundo, a otra época.


El patio de acceso a la mezquita, rodeado de naranjos y con el sonido de las fuentes , es un espacio relajante y único. Córdoba además está lleno de palomas blancas, parece como si la PAZ flotara en el ambiente, y sólo te queda oir los acordes de una guitarra.


El tiempo invitaba a callejear, a disfrutar del sol andaluz, los extranjeros, mayoritariamente , americanos, iban en sandalia y manga corta ...




El interior de la mezquita es el espectáculo más grande que jamás he visto, la catedral más única, diferente y contrastada que conozco...fue una gozada verme debajo de esos arcos que tantísimas veces había visto en fotos y en los libros de texto cuando estudiaba...


Llama muchísimo la atención al pout-pourri que allí se ha creado, contraste entre el islamismo y el cristianismo...me acordé mucho de la peli de Amenábar Ágora.


Espectacular ¿verdad?


A medida que ibas llegando al centro del edificio, te ibas sorprendiendo más y más con los retablos, y mezclas arquitectónicas...un contraste muy atractivo





El centro de la Catedral nos dejó sin palabras, no podíamos creer que estábamos en el mismo sitio...


Salimos de la Catedral embriagadas y nos fuimos al Alcázar, apetecía pasear por sus jardines, llenos de flores


Y ver las vistas desde sus torres


Era viernes, día de bodas ,y vimos tres, nos comentaron que Noviembre es un mes de bodas en Córdoba y que el Alcázar es elegido para las bodas civiles...qué bonito es el AMOR



Ea ¡Vivan los novios!!!!!!



Nuestra amiga lectora de la Mano de Fátima nos dijo que tenimos que visitar las ruinas arqueológicas de la Madinat Al-Zahara. En Octubre se inauguró un centro, museo, auditorio y laboratorio arqueológico. Allí pudimos visionar un documental en el que explicaban la importancia de la Madinat y la gran influencia que tuvo por ser la capital política y administrativa del Al-Andalus, durante buena parte del siglo X.

El edificio es impresionante, y para los visitantes dela UE , la entrada es completamente gratuita.



Las ruinas después de ver el documental las entiendes mejor y disfrutas del recorrido, además en los campos de al lado vimos toros paciendo...paisaje andaluz a más no poder.

Así que os recomiendo ir a Córdoba, por su gente maravillosa, sus tabernas y tapas insuperables, sus vinos, su arquitectura, su contraste árabe- cristiano, su fiesta, su tiempo. Ole por Córdoba y los cordobeses...nos dio una pena enorme despedirnos pero lo celebramos con un desayuno con chocolate y churros antes de irnos para el aeropuerto.

PD: El próximo viaje hemos decidido que sea Las Alpujarras, así que ya me véis leyendo la Mano de Fátima para no perderme detalle. ¿Habéis estado en Córdoba?

7 comentarios:

  1. Qué bonita que es Córdoba!!!! Me encanta. Suelo ir mucho porque mi marido tiene familia alli.
    Me ha gustado volver a pasear por esas calles viendo tus fotos y leyéndote.

    Un beso.
    (yo también tengo pediente de leer La mano de Fátima)

    ResponderEliminar
  2. que gracia lo de Curro Jiménez y Ali Babá :D, por cierto, no pude ir a lo de yoga visual porque no me llegaba :/... aún asi no descarto apuntarme a algo parecido. Bonito reportaje, muy completo :)

    ResponderEliminar
  3. Que maravilla! se nota que lo disfrutaste mucho!!! tengo que ir a Cordoba que me pilla muy cerquita jajaja!!!

    Gracias por lo de mi new look!!
    La foto de perfil me la hizo un amigo que es un máquina.

    Y no, no pienso cambiar .

    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Cuanta belleza nos acercas en este post sobre Córdoba.

    Es un placer acercarse a comprobar la magia de tu espacio.

    Gracias por compartir.

    Cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Alma, menuda suerte tienes , hija. A disfrutarla!!! Besitos.
    Roquis: Ya harás lo del curso cuando tenga que ser, a mi se me ha puesto en la coscorota, hoy vuelvo al oftalmólogo, ya te iré contanto.
    Niña: Tu amigo es genial, y sí vete a Córdoba que es una caña...lo de los baños árabes te encantaría, no quiero ni pensar el post que tú escribirías, jajajajaja
    Paco eres un cielo, me alegro que lo hayas disfrutado, un fuerte abrazo!!!

    ResponderEliminar
  6. joerrrrrrrrrrr Bluess, ESTO NO ES UN POST, ESTO ES UN ESPECTÁCULO PARA LOS SENTIDOS!!!
    Vaya textos, vaya sensaciones, vaya sitios, vaya fotos y vaya de tooooooodo!!!!

    me alegro que haya resultado así de bien!!!!

    Yo he estado en Córdoba hace la tiiiiiiira y oye, leyéndote, me han dado ganas de volver!!!!

    besosssssss

    ResponderEliminar
  7. Aki una Cordobesa nata... Gracias por como hablas d emi cuidad... la verdad es que es tal y como la describes... que decir yo de mi tierra, de esa magia que tiene... pero siempre es de agradecer navegar por la red y encontrarse comentarios y descripciones de esta magnitud... como cordobesa es un honor.
    Gracias y espero que volvais.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Si así lo sientes, comenta, me encanta leerte.