lunes, 9 de noviembre de 2009

ALFOMBRA VERDE


La semana pasada al campo le pusieron la alfombra verde. Siempre coincide con la entrada de noviembre, cuando el almendro ya ha dado su fruto, al olivo le pesan las ramas. Es hora de parir el preciado líquido dorado, de finísimo sabor y transparencia, base de nuestra alimentación mediterránea.

Admiro a los payeses, que armados con su escalera y sus redes verdes se pasan el día en el campo recogiendo las aceitunas. Del árbol a la red, de la red al capazo, del capazo al tractor...

Hace unos días que sopla un viento traicionero. En casa, también recogemos las aceitunas del olivo que tenemos y este año, aunque han salido muy grandes y gorditas, sólo hemos llenado medio cubo, de los 4 cubos que tuvimos el año pasado.

El viento se ha llevado parte del fruto. Me gusta imaginar que esas olivas "volantes" han ido sembrando otros campos, que pronto parirán líquido dorado. Me gusta imaginar que la riqueza se esparce con el viento y que nos alcanza a todos, a todos sin excepción.


PD ¿Preferís muchas y pequeñas o poquitas y más grandes?

4 comentarios:

  1. Hola Bluess, me uno a tus deseos y ojala que si.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. A mi me gustan poquitas y gorditas ^^.
    Divino el aceite pero mejor aún las olivitas aliñaditas ñammm.
    Besitos!!!

    ResponderEliminar
  3. Yo... poquitas y más grandes!

    (creo que se puede malinterpretar, je je)


    Un saludo, PAZ

    ResponderEliminar
  4. Hola a amig@s, Karol, esperemos que esa riqueza se esparza por doquier...
    Eva y Javier, veo que preferís poquito y gordito.Mmmm las olivitas nos encantan a todooooossss, creo que no conozco a nadie que no le gusten, jejeje.
    Un abrazo y un besito.

    ResponderEliminar

Si así lo sientes, comenta, me encanta leerte.