miércoles, 15 de octubre de 2008

CIERRE

El pasado viernes tuve que subir a Barcelona. Asistía a unos cursos y aproveché ese motivo para encontrarme con mis amigas, comer con ellas y pasear para ponerme al día de nuevas “tendencias urbanas”. Parece mentira, no pisas la city durante unos pocos meses y cuando lo haces descubres un montón de novedades: tiendas, nuevos accesos, obras, mejoras... Las comidas con mis amigas siempre son agradables, todas vamos escopeteadas, algunas más que otras, pero comer juntas nos alimenta – ya no sólo porque comemos- sino que nos nutre el alma.
Después de comer fui a la tienda de si adorada Humming y me probé los maravillosos vestidos nuevos, y vi los diseños de bolsos y cinturón....me encantaron!!!! Aunque muy a pesar mío los vestidos no me quedaban bien, arghhhhhh, son comodísimos, los colores ideales, pero ahora entiendo porque exigen a las modelos estar tan delgadas y ser tan altas, de esta forma todo les favorece...las mujeres reales debemos patear mucha tienda antes de encontrar lo que realmente nos encaja...
Bueno, después de probarme me fui a dar alguna vuelta por el centro, entré en Fnac a mirar libros, siempre visito el apartado de libros espirituales, buscaba uno que me recomendó una amiga, “El poder de la Intención”. Bien, allí absorta en mi búsqueda, oigo que alguien me dice:
“¿Crees en la magia?”, alcé la vista y vi a un chico, digamos de estilo Carlos Ruiz Zafón, con un libro en la mano, mirándome fíjamente a los ojos. “Sí, claro, creo en la magia”, le respondí. Y me contó “un amigo mío me ha dicho que lo que vemos no es la realidad porque utilizamos sólo un 10% de nuestro cerebro así que nos perdemos la mayoría de las cosas que pasan a nuestro alrededor, me llamo Sergio”. Yo le di mi nombre y acto seguido me dice “me gustaría conocerte mejor, ¿qué tal si nos tomamos un café?” y yo pensé ¿Ehhhh?, y le contesté “Sergio, de verdad que me encantaría pero he quedado con un amigo para merendar” “Bueno, no importa quedamos para otro día” – dijo, “mejor dejamos este nuevo encuentro al destino” – le sugerí, “sí, dejémoslo abierto a la mágia”- contestó. Os puedo asegurar que este capítulo no es fruto de relato literario, es absolutamente real, y pensé que hacía mil años que algo así no me sucedía...más tarde cuando llegué a casa le comenté a mi marido el episodio y él me dijo riendo “la cantidad de años que hace que no hago una cosa así, pero veo que todo es válido para ligar!”
De regreso pasé a recoger mi coche, lo había aparcado en un parquing que conserva mi madre cerca del piso en el que viví con mis padres de soltera. Pasear por aquellas calles me trajo un montón de recuerdos, me vi a mí misma , con la carpeta entre los brazos, yendo hacia casa después de clase. Crucé por delante de mi antiguo colegio, ahora es una empresa, y me paré delante de la frutería en la que mi madre compraba cuando me venía a recoger al cole...no han hecho ni una reforma en más de treinta años, está absolutamente igual, ahora despacha la hija de la Sra. Loreto y ni me vió, allí en la puerta, mirándola fijamente como cuando era niña. La granja de la Sra. Amelia, en la que compraba algún Bony o Tigretón para merendar ahora es un encantador restaurante. Os puedo asegurar que durante ese breve paseo me acordé de un montón de gente, antiguos amigos y vecinos a los que he perdido la pista, y otros que todavía conservo.
Fue una tarde estraña, un poco como la que se había regalado Sergio, una tarde para mi sola y para mis recuerdos; una tarde de cierre de etapa. Cuando me metí en la cama di las gracias por ella y pensé “Es una satisfacción mirar atrás y sentirte en paz con tu pasado, a éste le debo gran parte de lo que ahora soy”

3 comentarios:

  1. bluesswi, comer juntas alimenta el alma y le pone algo de magia al día. pero es que me ha dado la risa floja, me he imaginado a tu marido con la historia de sergio...., si es que el mío se rió mucho con una historia que me pasó similar a la tuya....en el fnac!!! pero no sé como se llamaba (me largué pitando pensando que era un psico, es que leo demasiada novela negra) y siento disentir: el holly en t/m-l GANA cuando lo llevas TU, que sergio no se si sabrá de magia pero de tonto no tiene un pelo! MUCHOS XXXXXXX!

    ResponderEliminar
  2. holaaaaaaaaaa
    Estoy contigo en lo de quedar para comer con las amigas...la comida es lo de menos, lo mejor y lo más saciante es lo que se cuece en la conversación y en el encuentro....

    El momento "magia" de la Fnac me ha dejado sin palabras....

    me ha gustado tu paseo por tu antiguo barrio y esa sensación final que has tenido...me ha encantado el post.

    besos

    ResponderEliminar
  3. Gracias Humming!!!!, qué risa lo de tu "encuentro Fnac", ¿será que es la última moda de ligue en l city?, lo encuentro mejor que el chat, y como más de cine, ¿no?
    Luna: qué guapa con lo que me dices de las amigas, desde luego lo que se "cuece" en la conversación es lo mejor...si yo te contara, lo del momento "magia" ya ves que es de lo más habitual...ya sabes vas al Fnac y fijo que te invitan a un café...gracias por tus palabras, eres un sol...bueno no, eres una Luna preciosa!

    ResponderEliminar

Si así lo sientes, comenta, me encanta leerte.