jueves, 16 de octubre de 2008

NOVEDAD

Amigos, por fin estoy instalada en mi nueva oficina. La ubicación me encanta, delante del ayuntamiento, antiguamente mi abuelo tenía la farmacia en ese local, y él y mi abuela vivían en el piso de arriba que ahora es de mi madre. Le hemos dado al espacio un aire acogedor, aunque todavía faltan los detalles externos, tenemos que poner unas rejas de seguridad para abrir los ventanales e instalar el cartel, también falta una puerta de separación en el interior, pero ya os digo, son pequeños detalles. Mi felicidad sería completa si telefónica hubiera cumplido su compromiso de trasladarme la línea del otro despacho al nuevo en quince días, llevamos ya tres semanas y la incertidumbre es total. Te atienden de forma muy amable pero el problema no se soluciona y ésto me produce tal desazón y sensación de impotencia que prefiero practicar “el no hacer nada” antes que insultar directamente a “grito pelao” al amable personal que la “gran compañía” tiene atendiendo al público.
Esta nueva orientación de mi negocio obedece a los nuevos tiempos. No hay mal que por bien no venga, ésto me ha ayudado a reorientarlo, reducir un montón montón de gastos, y a ampliar el abanico de productos que ahora ofrecemos. En el mercado reina la desconfianza, no están a salvo ni los que tienen mucho dinero, porque lo tienen guardado en los bancos y tenemos la sensación que ya no está seguro allí. Tantos esfuerzos de los gobernantes para asegurar los depósitos todavía provocan más desconfianza, quizás porque estos gobernantes eran los que insistían en asegurarnos que no había crisis. El dinero es un valor ficticio, es papel mojado si nada lo avala, y eso sólo lo saben los que lo han sufrido en “sus carnes”, los que después de la guerra quemaron todo el papel que tenían porque no valía nada, o los que fueron al banco y les dijeron que su papel “ se había esfumado”. La avaricia, la mentira y la mala fe han sido los protagonistas en esta coyuntura en la que nos encontramos, a algunos nos toca de cerca y nos ayuda a recapacitar sobre este mundo global que nos arrastra a la ruina, sobre nuestro estado del bienestar basado en un montón de mentiras, sobre lo bien que vivimos unos a costa de lo mal que lo hacen otros. La Naturaleza es sabia y tiene sus ciclos, se autoregula y equilibra, pero me temo que hemos alterado estos ciclos, nos hemos creído más sabios que la propia Naturaleza y ante la magnitud del Cosmos la mano del hombre nada tiene que hacer. ¿Cómo os afecta a vosotros todo ésto???



pd importante: En el momento de publicar este post, os debo comunicar que Telefónica vendrá mañana a trasladarme la línea...NO ME LO PUEDO CREER!!!!, I CAN'T BELIEVE IT (suena como más dramático) Deseadme suerte.

3 comentarios:

  1. MUCHA SUERTEEEEEEEEEEEEEEE, y la oficina nueva es preciosa! se nota tu mano en todo y la del señor (que se merece una mayúscula pero pensarán que estás casada con Dios) también. y ahora sí, que el Señor nos ampare, que siga todo su curso pero sin necesitar a noé. que a mi el tema me pone muy nerviosa, y ya lo soy así que ufff! BON VOYAGE en esta nueva ruta. muuuuchos XX! a los dos y felicidades otra vez. y a telefónica: Hurra!

    ResponderEliminar
  2. No te pongas nervi, lo que tenga que SER, SERÁ, así que tus nervios serán más bien inútiles...mejor estar descansadita para tomar buenas decisiones y dejar que este enmarañado bosque nos deje ver el camino. Dios ha aparecido y me ha dado línia...con la ayuda de telefónica, claro!

    ResponderEliminar
  3. holaaaaa

    que oficina más bonita, desde luego, será agradable trabajar ahí. Se nota el cariño y las ganas que has puesto en todos los detalles........un beso
    y muuuuucha suerte con el nuevo proyecto.

    ResponderEliminar

Si así lo sientes, comenta, me encanta leerte.