miércoles, 24 de junio de 2009

SAN JUAN DE AYER....


Ayer mientras ponía la mesa del patio para la cena de verbena miraba al cielo y se veían algunos nubarrones, el aire era fresco y pensé que quizás tendríamos frío pero la verbena de San Juan es de "obligada" celebración en un espacio abierto y exterior.

Me cogió por sorpresa una brisa de melancolía que me lanzó a esos veranos de estudiante, sobretodo cuando ya estaba en la Facultad. La verbena de San Juan era como la puerta de entrada al verano, largo e interminable, del que todavía no sabías nada, pero del que lo esperabas todo...

Recordé como solía ponerme guapísima, bueno, según estilimos de los 80, melena rizada, pendientes enormes, tacones interminables, cinturas avispa y, escuchando a Mecano de fondo, fantaseaba sobre la fiesta que nos esperaba. Solíamos quedar en un bareto para la primera copita, cenar en alguna terracita, al lado del mar, los postres solían ser muchas más copas, frescas y burbujeantes ...recorríamos la calle Monturiol, de bar en bar, antes de entrar en la disco a veces picábamos un sobrecito de patatas fritas con maionesa...¡qué buenas y qué hambre!, la discoteca ese día estaba a tope, incluso los padres se pasaban por allí, bueno, los míos no, pero los de muchos de mis amigos sí...pero después había "la otra discoteca" la que no cerraba nunca, la de "hasta el amanecer"...allí ya llegábamos muy tocados, a algún amigo se le colgaba el zapato en la viga de arriba de tanto bailar, y a esas horas las risas eran tan tontas que no nos acordábamos ni de lo que nos reíamos....a mi amigo Carlos le daba la hora de las zorras...sí, empezaba a decirnos " sois todas unas zorrasssssssss", pero nosotras ya lo sabíamos y no se lo tomábamos a mal, al cabo de media hora se le había pasado y se quedaba extenuado al lado del bafle.Carlos sigue siendo un cielo.

Al salir de la "disco" amanecía, y hacía tanto calor, y el mar allí delante, y la risa tonta, y la amistad sin límites, y el verano que empieza con aventura prometida....corremos hacia la arena fría y fina, el sol asoma tímido, y la ropa nos sobra, y la espuma del mar nos cubre para decirnos que la juventud es soberana pero también efímera, que el mar no tiene edad, pero que esa noche de San Juan nunca se repetirá...ningún momento es igual.

10 comentarios:

  1. Sin duda alguna un buen ayer hará un mejor hoy, bueno eso creo...
    Siempre es lindo recordar y recorrer caminos pasados, sólo si hemos sido felices en él.
    Gracias por compartir tus recuerdos!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. En la ciudad donde vivo ayer fue fiesta y yo tuve una cita perfecta con doña Águila Amstel y con don Woody Alen.
    Reimos y nos dieron las tantas.
    En mi ciudad no se celebró nunca San Juan, pero está llena de recuerdos como esos que menciona. El frio de fuera y el calor de dentro de los bares....
    Los momentos pasados no vuelven por mucho empeño que pongamos. Pero no hemos de olvidar nunca que estos momentos de ahora algún día serán pasado y los echaremos de menos por lo que no hemos de desperdiciar ni uno sólo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué bonito! Me ha encantado.

    Menudo recuerdazo. Hay que ver las implicaciones que una fecha, un día en especial pueden tener en tu vida, porque eso es algo que ya rememorarás siempre.

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  4. Precioso escrito.
    Y tienes razón, se pasa genial, yo me lo pasé la noche de San Juan rebien, luego vendrán los recuerdos.
    Un beso Bluess.

    ResponderEliminar
  5. Canto: Escribir sobre los recuerdos es muy terapéutico, ¿verdad?, me encanta compartirlos contigo. Beso grande!
    Bogart: Qué gran verdad dice, los momentos de ahora algún día serán pasado..Carpe Díem, sí señor.Abrazo.
    Majestad: Recuerde lo que le digo, atesore cada momento ya que el tiempo no espera a nadie. Me alegro que le haya gustado el escrito es un honor viniendo de tan alto cargo. Abrazos !!!!!!
    Karol: me alegro que lo pasaras bien, seguro que sí...un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Me encantó leerte me ví en tu pasado! si que lo pasabas genial,yo aun no conozco el mar,que lindo ha de ser vivir por allá y en esa fecha! te mando un fuerte abrazo y un gracias enorme,disfruté mucho cada letra!

    ResponderEliminar
  7. hada Isol, gracias por tus sentidas palabras, me alegro que lo disfrutaras...espero que algún dia conozcas el mar, yo te confieso que no podría vivir sin él. Besos

    ResponderEliminar
  8. Mañanica de San Juan,
    cuando la niña y el caballero
    se iban ambos a bañar.

    EL Fary Hindú

    ResponderEliminar
  9. Hola
    Me ha gustado este texto. La fotografía es muy bonita ¿en qué lugar, pais... se encuentra?

    ResponderEliminar
  10. Gracias y bienvenido, me alegro mucho que te haya gustado el texto, he entrado en tu blog y me ha encantado ver tanta creación concentrada...volveré a entrar , si me lo permites, para verlo con la calma que se merece. La foto no es mía, a mi también me encantó, quién pudiera vivir en esa casita al lado del mar y con la inmensidad de la arena...Hasta pronto.

    ResponderEliminar

Si así lo sientes, comenta, me encanta leerte.