martes, 29 de julio de 2008

REALIDADES

El otro día mi profe de yoga afirmaba que las realidades se están solapando....sí , eso que dicen los físicos cuánticos que hay un montón de probabilidades de un mismo hecho y que a nuestro plano físico atraemos la que nosotros asimilamos mejor con nuestro pensamiento.

Os cuento, el otro día mi profe había quedado con un grupo de compañeros de clase para impartir una sesión en el jardín de mi casa....bueno hasta aquí bien. Había quedado con ellos a las 19.30, en una plaza del pueblecito donde viven todos. Mi profe llegó a casa indignada porque nadie se había presentado a la cita...días más tarde el grupo de compañeros le confirmaron que ellos SÍ la estaban esperando en la misma plaza , en el mismo pueblecito, a la misma hora. Estraño ¿verdad?

Una amiga de mi profe días atrás había quedado con un grupo de amigos delante de una cafetería en Tarragona a las 18.00 h. Tarragona es pequeña y cafeterías con ese nombre sólo hay una, así que no había duda alguna. Bien, tampoco se encontraron. Esta chica fue lista y fue memorizando las personas que iban pasando, sus características físicas y luego hablando con sus amigos días más tarde, pudieron comprobar ambas partes que estaban en el mismo lugar a la misma hora , ya que vieron y observaron a las mismas personas , pero llegaron a la conclusión que supuestamente estaban en planos diferentes porque no se vieron.

Todo ésto me hace pensar en el hecho que hay personas a las que ni vemos, podemos cruzarnos cada día con ellos al ir al trabajo, encontrárnoslos en el metro, compartir curso, pero no nos damos ni cuenta. En cambio hay personas que pueden estar en un lejano punto de nuestro campo de visión y nos llaman la atención, nos atraen de forma inexplicable. Ésto confirma que no son nuestros sentidos como la vista, el oído, el tacto o el olfato los que funcionan en primera instancia, sino nuestra intuición, algo tan indefinido que hace que nos giremos cuando pasa alguien que nos atrae y no sabemos por qué ya que ni lo conocemos, y provoca que no veamos a las personas que no nos son afines, y las convierte en absolutamente invisibles...

Es importante creer en nuestra intuición ya que el corazón está detrás y pueden "ver" sin los condicionantes de este mundo físico que sólo corresponde a lo que admite nuestra pobre mente aleccionada a base de normas, tópicos típicos, reglas y limitaciones.

Lo decía Albert Einstein: "La única cosa realmente valiosa es la intuición"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si así lo sientes, comenta, me encanta leerte.