lunes, 2 de marzo de 2009

CUBA LIBRE es sólo un nombre de bebida.


Mediados de los 90 y un reto profesional. Hay un gran bloqueo comercial contra Cuba y la Dirección quiere abrir mercado en ese país. Por lo visto los cubanos son exigentes, están acostumbrados a las mejores marcas, alemanas y americanas. Ahora ante el bloqueo se acuerdan de los "lazos fraternales" que les unen a España y necesitan a la Madre Patria.

"Aprovecharemos la Feria que se celebra en La Habana".Así que a través de nuestro distribuidor todo se organiza para que nuestro "stand" esté preparado.Es abril y debo ir a trabajar 10 días a la capital cubana. Preparo la maleta, ropa de feria, formal y alguna pieza casual por si tengo tiempo de hacer turismo. Me dicen que en La Habana, en abril hace ya calorcito, así que también me llevo bañador, sé que el hotel tiene maravillosas piscinas.

Cuatro veces viajé a la Isla Caribeña, casi cinco años de relación comercial con los diferentes organismos estatales cubanos, sobretodo con el Ministerio del Azúcar. Ya sólo el nombre de ese Ministerio recuerda los cuentos de Hansel y Gretel, o las nubes de algodón de azúcar color rosa...nada más lejos de la realidad.

Cuba y los cubanos lograron sorprenderme, la mezcla de Caribe y Revolución era tan explosiva que parecía un collage surrealista sobre un fondo de palmeras.

Sin embargo lo que más me impactó fue la forma de trabajar de los empresarios y gerentes españoles. Sin ánimo de juzgar a nadie, Dios me libre!, os diré que la imagen de los españoles durante el desayuno, rodeados de jineteras, a veces tocaban dos por cabeza, era triste.

Con el tiempo fuí conociendo las historias de algunos, que acabaron formando dos familias: la que tenían en España y la que mantenían en Cuba. Llevaban a esa familia cubana cosas tan básicas como jabón, medias, tampones, aspirinas, bombones,hilo blanco, una cafetera....y así os podría enumerar todos los productos de cualquier supermercado. Porque en Cuba no hay de nada, de absolutamente nada. No, rectifico, hay de todo para los turistas y de nada para los Cubanos...Presencié algún episodio curioso: una jinetera que se despedía de su "papito" español, hacía el check out con él en recepción y al cabo de un par de horas hacía el "check inn" con su nuevo españolito. Claro está si ellos hacían "dobletes" , ellas también, por necesidad.

En uno de mis viajes coincidí con un empresario y le pregunté:" ¿Qué tienen las mujeres cubanas que os atraen tantísimo?; no entiendo esta forma de perder los papeles de algunos". Me confesó que adoraban su dulzura, lo cariñosas que son, su fogosidad en la cama, su tono de piel diferente. Quedaban enganchados o más bien encoñados.

No sé qué pensarían Fidel y el Ché si vieran el gran tirón de turismo sexual que Cuba tuvo durante los 90, supongo que lo sigue teniendo...pero en época de Batista se decía que La Habana era el prostíbulo de los EEUU, y parece que casi medio siglo de revolución no ha cambiado ese hecho.

5 comentarios:

  1. Hablar de estos temas me arruga el corazón y enciende mi rabia e impotencia. Cuba libre, un sueño perdido?
    Y cada día me parece que la situación se torna más difícil, cruda realidad...
    Un abrazo con cariño!

    ResponderEliminar
  2. En Cuba se han quedado en la era colonial, como sus bonitos edificios de La Habana.
    Yo tengo compis cubanos y es triste lo que hacen para poder comer carne o huevos. Les administran carne llevando una cartilla y existen sobornos para que el trozo sea más grande.
    No es de extrañar que algunas usen su cuerpo para darle de comer a algunos.
    Ellas no tendrían "trabajo" si no existieran "clientes" que están encantados de disfrutar de esa situación.
    Me parece bastante asqueroso, porque hay veces que las jineteras son menores.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. No quiero hablar de Cuba, pues nadie entendería el sentimiento y Losantos hablaría mañana de mi.

    Un saludo, Paz

    ResponderEliminar
  4. hola Bluess,
    menuda historia, la verdad es que hay hombres que en vez de pensar con la cabeza lo hacen con la punta de la .... me callo. Y en cuanto a ellas... pobres, no quiero opinar. Mira que hacía tiempo que no escuchaba la palabra jinetera.... madre mia!!! creo que la última vez fue en boca de una profe de literatura, allá en la época del instituto, ha llovido!.
    Te cuento una cosa. Mi colega Ivan trabaja en historias de producción de documentales y uno de los que hizo, fue en la zona donde se produjo el Tsunami hace algunos años. El pobre venía desencajado y horrorizado por el negocio que allí había montado en torno a la prostitución infantil de indole homosexual principalmente. El ofrecimiento de niños para favores sexuales fue constante durante todo el tiempo que alli estuvo trabajando, en los hoteles tenían niños para sujetarles los ceniceros a pie de silla y de sofá y estar a merced de los "caballeros" que fumaban..... un asco, y la clientela era toda europea.
    Cuando fue el tsunami, mi colega Iván no sabía si reir o llorar, porque ademas de toda la gente oriunda del lugar que había perecido y lo había perdido todo, decía él que más de un pichabrava de los que por allí vio, la habría diñado......

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Canto: Creo que no evolucionan, negar la revolución sería como negar su existencia. Ahí se han quedado, esperando que la muerte de uno, les de la vida a todos.
    Eva: Lo que cuentas recuerda las cartillas de racionamiento de la post guerra. El mercado negro sé que abunda y cualquier excusa vale para sacarse un dinero. Es triste vivir así.
    Javier: Yo entendería el sentimiento, la contradicción. Es un país precioso pero su realidad es triste.
    Calpurnia: La historia de tu colega es impactante, esos niños qué recogerán en el futuro, que baremos tendrán, qué vida sin salud les esperará...No me extraña que Iván volviera hecho polvo.

    Un besote a todos!!!!!

    ResponderEliminar

Si así lo sientes, comenta, me encanta leerte.